¿Qué es lo que estamos buscando?

20170110_201951

“Las personas van en busca de la meditación, la oración, nuevos modos de ser. Pero la búsqueda más profunda, y también la más básica, consiste en cómo volver a enraizarse a la existencia”

Osho

Hace mucho tiempo descubrí a Osho en uno de sus libros, “la creatividad”, y desde ahí me volví admiradora de su manera de ver el mundo, me gusta mucho leer sus libros porque sus escritos me mueven mucho por dentro, me compré creo que casi todos sus libros, pero hace mucho que no los leía. Hoy me encontró uno, “la intimidad”, la confianza en uno mismo y en el otro. Y me dieron ganas de compartir en mi blog lo que me va dejando.

Estoy leyendo un capítulo que se llama: Empieza donde estás.

En nuestra vida, nos pasamos buscando desesperadamente y todo el tiempo algo, ni nosotros sabemos bien qué, pero algo estamos buscando continuamente. Y da la sensación de que encuentres lo que encuentres no te sentirás satisfecho. Nos sentimos vacíos, como que vamos buscando cosas, y una vez que las encontramos, nos volvemos a sentir vacíos, y buscamos otra cosa, y así sucesivamente. Parece haber un vacío en el ser humano, como un agujero negro donde arrojamos cosas constantemente, y no paran de desaparecer. Nada lo llena, nada contribuye a satisfacerlo.

Esa búsqueda incesante, no nos permite estar en el aquí y ahora, porque nos está llevando siempre a otro lugar. Generalmente la búsqueda es una proyección, un deseo, una idea de que lo que necesitamos está en otra parte, que si existe pero en otro lugar donde no estamos.

Hay una parábola de una gran mística sufí, Rabia al Adauia:

Una tarde la gente del pueblo la encontró en la carretera buscando algo.

Era anciana y tenía mala vista, así que los vecinos fueron a ayudarla. Le preguntaron:

– ¿qué estas buscando?

Rabia respondió:

– Eso no tiene importancia. Estoy buscando, si podés ayudarme, ayudadme.

Se echaron a reír y dijeron:

– Pero Rabia, ¿te has vuelto loca? Dices que lo que preguntamos no tiene importancia, pero si no sabemos qué estás buscando, ¿cómo vamos a ayudarte?

Rabia replicó:

– De acuerdo, pero solo para contentados: estoy buscando una aguja, la he perdido.

Se pusieron a ayudarla pero enseguida se dieron cuenta de que la carretera era muy grande y la aguja muy pequeña. De modo que le preguntaron:

– Por favor dinos dónde la has perdido.

Rabia contestó:

– Otro vez preguntándome cosas sin importancia. ¿qué tiene que ver eso que ver con buscar?

Los vecinos se detuvieron.

– Desde luego, has perdido el juicio!

Rabia dijo:

– Vale, solo por contentados. La he perdido en mi casa

– Entonces, ¿por qué estamos buscando aquí?

Y Rabia respondió:

– Porque aquí hay luz y en mi casa no.

Esta parábola es muy significativa. Lo que estamos buscando no lo sabemos, no nos preguntamos qué es lo que buscamos. La mayoría de las veces creemos que lo que buscamos está en el dinero, en el poder, en la fama, en el éxito, en una relación, etc. La búsqueda debe ser otra. Estos nombres (dinero, poder, prestigio) son solo etiquetas que sirven para que se justifique la mente.

Rabia tiene razón. Adentro no hay luz, y porque en nuestro interior no hay luz, seguiremos buscando en el exterior, ya que allí parece tener más claridad.

Todos nuestros sentidos funcionan hacia afuera, hacia el exterior. Los ojos se abren hacia afuera, las manos se mueven, se extienden hacia afuera, también las piernas, los oídos escuchan los ruidos y sonidos de afuera. Los 5 sentidos se mueven hacia afuera, por lo tanto, ahí empezamos a buscar: dónde vemos, dónde tocamos. La luz de los sentidos caen afuera, y el que busca está adentro.

El que busca está adentro, pero como la luz está afuera, empieza a buscar algo externo que le satisfaga, que le llene.

A veces nos cuesta tanto mirar hacia adentro nuestro, a nuestro interior, preguntarnos a nosotros mismos qué es lo que estamos buscando, pero buscar las respuestas adentro, no afuera. Y eso al comienzo resulta difícil, es como cuando entramos a un lugar oscuro después de haber estado todo el día en el sol, al comienzo parece que no se ve nada, pero si le damos tiempo a los ojos para acostumbrarse, enseguida empezamos a ver las cosas con mayor claridad. Los ojos se adaptan, y empieza a haber más luz. Cuando nos hayamos adaptado a la luz interior, nos daremos cuenta  que nosotros somos el foco. Entonces descubriremos que el tesoro está adentro nuestro, y comprenderemos que el problema era que estábamos buscando afuera. Lo estábamos buscando en el exterior y siempre había estado en nuestro interior, con la luz interior, con la felicidad interior. Sencillamente no lo habíamos buscado donde debíamos.

“Eres rico,  inmensamente rico, tanto como la propia naturaleza. Pero vas buscando por donde no debes. Nada te satisfará porque en el mundo exterior no se puede obtener nada comparable con el tesoro interior, con la luz interior, con la felicidad interior”

Osho

 

2 comentarios en “¿Qué es lo que estamos buscando?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s