¡¡GRACIAS!!

Hoy al fin, después de días intensos de escritura, terminé mi libro “Enciende tu luz”, quisiera agradecer de todo corazón a las personas a quienes entrevisté para el libro, ellos hacen que este libro tenga un sentido y que pueda servir de inspiración a todas aquellas personas que siguen en la búsqueda de su Don, de su pasión, de su propósito en la vida.

Quisiera agradecer a todos estos paraguayos brillantes, que están contribuyendo a un mundo mejor, cada uno desde su área de trabajo, está compartiendo su pasión con el mundo, y tienen ese brillo en la mirada que solamente reflejan aquellos que están en su elemento, aquellos que encendieron su luz.

 

¡¡¡GRACIAS INFINITAS POR COMPARTIR CONMIGO SUS HISTORIAS DE VIDA!!!

Iván Zavala – Luján Halley – Lolo Santiviago – Roque Santacruz – Rodrigo Weiberlen –   Inés Ojeda – Raquel Manzoni – Ceci Gross – Richard Careaga – Loli Ferrés- Cacho Falcón – Sergio Espínola – Chirola Ruiz Díaz

 

EL DON, EL TALENTO, EL ELEMENTO, LA INTELIGENCIA

stones-1372677__340

Quisiera detenerme un momento en estos términos. Hay muchas perspectivas desde las cuales analizar estos conceptos, yo elegí algunas, las que más me sirvieron y me siguen sirviendo en el camino de la vida.

EL DON

En el libro “Descubre tu Don” de Shajen Joy Aziz y Demian Lichtenstein, leí lo que sigue:

La vida misma es un Don, tú eres el Don, todas las personas tienen un Don que aportar al mundo, es la esencia de lo que somos. a todos nosotros nos han dado un Don, que es único, ese Don es un propósito en tu Vida, que todo el tiempo va a buscar expresarse. Si somos capaces de descubrirlo, de fomentarlo, de permitir que se obre el milagro de que aflore nuestro Don, podremos experimentar alegría, realización personal, poder, libertad y amor incondicional.

Lo creas o no, posees un Don, y la clave para encontrarlo es buscarlo adentro nuestro, no se encuentra afuera.

El Don es esencial a tu naturaleza, es tu propósito, tu razón de vivir, que está en armonía con el Universo, tu pasión, y tu máxima vibración, tu llamada, tu alegría y el amor que compartes con el mundo.

Descubrir tu Don es un viaje de conexión contigo mismo, no aparece por arte de magia, si estas atento, si te permites sentir las cosas que te apasionan, las cosas que te enamoran, las cosas que te encienden, entonces estas en el camino correcto. No tienes que descubrir nada raro, simplemente quieres conectarte con eso que siempre estuvo ahí.

Una vez que lo has escuchado, que eres consciente de tu Don, es el momento de ir allá, donde te lleve tu intuición, donde te guíe el corazón, y buscar que ese Don cobre Vida. Todos somos capaces de expresar nuestros dones, y como dice Janet Bray: “Todas las cosas que amas son las miguitas de pan que te conducen a tus pasiones”.

El Don no es algo que aparece como por arte de magia. No tiene nada que ver con el pensamiento ilusorio. Por el contrario, se origina tanto en nuestra pasión como en nuestro dolor, tanto en la victoria como en la adversidad. Algunas personas ya han descubierto sus dones.

Otras han ido más allá y, además de encontrarlo, también lo viven, influyendo de manera notable en que se produzcan cambios trascendentales en nuestra sociedad y en nuestro planeta.

Entonces lo que queremos es Vivir nuestro Don. El Don no se va a manifestar si nos quedamos quietos, se manifiesta activando, en la acción. así que: VIVE.

“Si no compartimos el Don, nos estamos matando a nosotros mismos. Estamos atrofiando nuestro corazón y nuestra alma y viviendo la vida a nivel de un superviviente, lo cual produce una importante carga añadida de ansiedad y temor. Vivir con miedo nos lleva a tomar decisiones terribles, a la destrucción, al dolor y a la ira. La felicidad duradera solo puede llegar cuando compartimos nuestro Don. En términos prácticos, tenemos que despertarnos cada día preguntándonos qué está tratando de emerger hoy de mí. ¿Qué Don está intentando activarse en este momento en mi interior? ¿Qué poder está tratando de manifestarse hoy en mí? Si nos hacemos esas preguntas con la suficiente sinceridad, y el amor es lo suficientemente real, entonces el universo revelará todos sus secretos.” Michael Bernard Beckwith

Cuando empiezas el camino que te lleva a tu Don, te das cuenta que la mayoría de las veces el principal obstáculo para conseguirlo eres tú mismo. Es decir, todas tus creencias, tus pensamientos, tus sentimientos, emociones, todos tus modelos mentales que están grabados en tu mente subconsciente y sin darte cuenta se interponen en tu camino.

Generalmente esos patrones mentales o sistema de creencias, están ahí y forman parte de nuestra “zona de confort” porque ya forman parte de nosotros, por eso a veces resulta difícil de cambiar, pero siempre tendremos la guía de nuestras emociones que son las que nos hacen sentir si estamos o no en el camino de nuestro Don, sientes que no estas siendo la persona que te gustaría ser, entonces ese es el momento en que debes cambiar.

Todos vinimos a este mundo a expresar quienes somos, y esa expresión es personal, única, no existen recetas, solo tendremos que abrirnos a la posibilidad de aprender cosas nuevas, de descubrir nuevos caminos. Todos tenemos algo exclusivo para compartir con el mundo, algo especial, una luz que está ahí adentro esperando a ser descubierta, y es tan personal como tu huella digital.

EL TALENTO.

El talento es esa habilidad especial que surge de forma natural, es la capacidad para lograr o alcanzar algo.

El talento o la aptitud, tienen raíces biológicas. Son las capacidades naturales con las que hemos nacido. En algunos casos, ya se manifiestan a muy temprana edad, y en otros casos se manifiestan más adelante cuando tienen la oportunidad de manifestarse.

Creo que todas las personas nacemos con un tipo de talento, pero también creo que es algo que se puede desarrollar, se puede cultivar y desarrollar con la práctica.

Según el neurocientífico Gilbert Gottlieb: “No solo los genes y el ambiente cooperan sino que , además, los genes necesitan información del ambiente para trabajar correctamente”.

Estoy segura que cada uno de nosotros nace con un componente genético que hace que mostremos talento en ciertas áreas más que en otras, pero también estoy segura que los esfuerzos personales, la constancia, la experiencia (guiadas por el interés) son la clave para determinar quiénes seremos en la vida, o el tipo de vida que llevemos.

EL ELEMENTO

Hace un tiempo lo descubrí a Sir Ken Robinson en una charla para TED, donde hablaba de que todas las personas tenemos nuestro “elemento”.

Según Ken Robinson, autor del libro “El Elemento” :

“El elemento es el punto en el que las aptitudes naturales confluyen con las pasiones personales. De entrada, significa que hacemos algo para lo que tenemos una predisposición natural, ya sea tocar la guitarra, jugar baloncesto, cocinar, enseñar, trabajar con tecnología o con animales.

Estar en nuestro elemento, consiste en desarrollar actividades con las que nos sentimos a gusto, que resuenan en nuestro interior de forma tan intensa que nos hacen sentir plenamente identificados con nuestra vida.

Las personas que están en su elemento pueden ser profesores, diseñadores, arquitectos, médicos, actores, contables, bibliotecarios, administradores, agentes forestales, veterinarios, psicólogos, o quien sabe. Pueden dedicarse a cualquier cosa. Un paso esencial en la búsqueda del elemento es conocer las propias aptitudes.

Pero estar en nuestro elemento es algo más que dedicarnos a lo que sabemos hacer, también tiene que gustarnos, tiene que apasionarnos”.

Acá creo yo, hay dos distinciones importantes que hace Robinson al hablar del elemento:

La habilidad natural de la persona para hacer las cosas, ya sea deporte, música, números, diseño, palabras, etc. Es lo que nos sale bien por naturaleza, lo que se nos da fácilmente y sin mucho esfuerzo, sería nuestra aptitud.

El interés, la pasión, puede ocurrir que a una persona le sale naturalmente bien algo, pero no le interesa, no hay mucho que hacer.

¿Por qué es importante encontrar el elemento?

Encontrar nuestro elemento es una forma de conectarnos con nosotros mismos, de mirar hacia adentro, de descubrirnos, de estar atento a qué cosas me gustan, me apasionan, me pasaría horas haciendo, con qué tipo de actividades siento que vibro, que fluyó que soy yo mismo, qué tipo de cosas me interesan, a qué cosas les presto más atención. Qué me apasiona y lo haría sin que nadie me de nada a cambio?

Según Sir Ken Robinson hay tres principios bajo los cuales la vida humana florece y todos estos principios están en plena contradicción con el sistema educativo que tenemos.

1. El primer principio es la diversidad, todos somos diferentes, pero los colegios se concentran en desarrollar sólo unas pocas habilidades en nuestros hijos. No les ofrecen un ambiente para descubrir sus talentos. No individualizan la enseñanza, más bien la estandarizan y por esta razón hay una tasa muy alta de fracaso escolar que nos cuesta a largo plazo una fortuna a todos. Una verdadera educación debería desarrollar (además de ciencias, lengua y matemáticas), artes, educación física y humanidades.

2. El segundo principio que nos hace crecer es la curiosidad. Los niños aprenden naturalmente. Si el maestro logra encender una chispa de curiosidad en un niño, éste aprenderá sin necesidad de ayuda adicional. Sería un gran logro conseguir encender esa chispa. La curiosidad es el motor de los logros. Apunta que ningún sistema educativo es mejor que la calidad de sus maestros. Es una profesión creativa para estimular a los alumnos a aprender, no sólo suministrar información. Tienen que actuar como mentores, provocar, estimular, motivar e inspirar con el objetivo del aprendizaje. No son administradores de tests. Explica la diferencia entre la tarea y el logro del aprendizaje (task versus achievement, me encanta esta explicación), el maestro puede estar enseñando, pero si nadie aprende se queda con la tarea de enseñar y no con el resultado.

3. El tercer principio enfoca que nuestra condición humana es ser creativos. Sólo que en el ambiente de educación que tenemos decidido por gobiernos centrales que no dan el poder a los educadores, sino toman decisiones acerca del sistema educativo en salas de reuniones lejos de dónde debe “florecer” la educación. Malinterpretan el problema de la educación, aprueban leyes y dan órdenes sin involucrar a los que educan y les utilizan como administradores de tests estandarizados. Ven la educación como un proceso industrial que tienen que optimizar, pero se olvidan que somos humanos vivos y no robots!

Pero esto no tiene que ser así. Robinson da como ejemplo el sistema educativo de Finlandia que es uno de los mejores del mundo y no tiene fracaso  ni deserción escolar.        

Queremos que la educación despierte los poderes de la creatividad , pero en vez de eso tenemos una cultura de estandarización.

Tenemos que reconocer que [la educación] es un sistema humano, y hay condiciones en las que las personas se desarrollan, y condiciones en las que no lo hacen. Somos, después de todo seres orgánicos, y la cultura de la escuela es absolutamente esencial. La cultura es un término orgánico, ¿no es así?

Piensa en un área, una escuela, un barrio, cambia las condiciones, dale a la gente un sentido diferente de sus posibilidades, un conjunto diferente de expectativas, una gama más amplia de oportunidades, aprecia y valora las relaciones entre profesores y alumnos, ofrece a las personas la facultad de ser creativos e innovar en lo que hacen, y las escuelas que antes estaban  despojadas de vida se volverán primavera.

Los grandes líderes saben esto. El verdadero papel de liderazgo en la educación – y yo creo que es cierto también nacional, estatal y escolarmente – no es y no debe ser mando y control.


El verdadero papel de liderazgo es el control climático, creando un clima de posibilidad. Y si lo hace, la gente se levantará y logrará cosas que no previó y no podía haber esperado.

Hay una cita maravillosa de Benjamin Franklin: “Hay tres clases de personas en el mundo: Los que son inamovibles, las personas que no escuchan, que no quieren hacerlo y que no van a hacer nada al respecto de nada. Hay personas a las que se puede mover, personas que ven la necesidad del cambio y que están dispuestos a escuchar. Y hay gente que se mueve, personas que hacen que las cosas sucedan “.

Si podemos animar a más personas, construiremos un movimiento.

Y si el movimiento es lo suficientemente fuerte, eso es, en el mejor sentido de la palabra, una revolución. Y eso es lo que necesitamos.

LA INTELIGENCIA, o mejor dicho: LAS INTELIGENCIAS

Elijo hablar de las inteligencias desde la óptica de la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner. Elijo esta visión pluralista de la mente, esta visión reconoce muchas facetas distintas de la cognición, que muestra que cada persona tiene diferentes potenciales cognitivos. Es decir, todas las personas nacemos con múltiples inteligencias, y las podemos desarrollar o no, algunos nacemos con talento para la música, o para el deporte por ejemplo, y nos cuesta más el tema de los números, pero eso no quiere decir que no pueda desarrollar mi habilidad con los números.

Según la teoría de las inteligencias múltiples poseemos 8 inteligencias (descubiertas hasta ahora),  la cual define a la inteligencia como: “La habilidad necesaria para resolver problemas o para elaborar productos que son de importancia en un contexto cultural o en una comunidad determinada”.

Las inteligencias que describe Howard Gardner son las siguientes:

Inteligencia Linguística:

La función del lenguaje es universal, y su desarrollo en los niños es sorprendentemente similar en todas las culturas. Incluso en el caso de personas sordas a las que no se les ha enseñado explícitamente una lengua de signos, a menudo independientemente de una cierta modalidad en ello tienen dificultades para construir frases más sencillas. Al mismo tiempo, otros procesos mentales pueden quedar completamente ilesos.

Capacidades implicadas – Capacidad para comprender el orden y el significado de las palabras en la lectura, la escritura, al hablar y escuchar.

Habilidades relacionadas – Hablar y escribir eficazmente.

Perfiles profesionales – Líderes políticos o religiosos, oradores, poetas, escritores, etc.

Actividades y materiales de enseñanza que se podrían emplear para desarrollar esta inteligencia – Debates, escribir diarios, lectura oral, presentaciones, libros, computadoras, grabadoras, entre otras.

2. Inteligencia Lógico Matemática:

En los seres humanos dotados de esta forma de inteligencia, el proceso de resolución de problemas abstractos a menudo es extraordinariamente rápido: el matemático y científico en general competente maneja simultáneamente muchas variables y crea numerosas hipótesis que son evaluadas sucesivamente y, posteriormente, son aceptadas o rechazadas.

Es importante puntualizar la naturaleza no verbal de la inteligencia matemática así como del resto de inteligencias excepto, claramente, en lo que respecta a muchos aspectos de la inteligencia lingüístico-verbal. En efecto, es posible construir la solución del problema antes de que esta sea articulada.

Junto con su compañera la inteligencia lingüística, el razonamiento matemático proporciona la base principal para los test de CI. Esta forma de inteligencia ha sido investigada en profundidad por los psicólogos tradicionales, constituyendo, tal vez, el arquetipo de “inteligencia en bruto” o de la validez para resolver problemas que supuestamente pertenecen a cualquier terreno, cuando en realidad no es así. Sin embargo, aún no se comprende plenamente el mecanismo por el cual se alcanza una solución a un problema lógico-matemático.

Capacidades implicadas – Capacidad para identificar modelos abstractos en el sentido estrictamente matemático, calcular numéricamente, formular y verificar hipótesis, utilizar el método científico y los razonamientos inductivo y deductivo.

Perfiles profesionales – Economistas, ingenieros, científicos, matemáticos, contadores, etc.

Actividades y materiales de enseñanza que se podrían emplear para desarrollar esta inteligencia – Resolución de problemas abstractos, cálculos mentales, juego con números, calculadoras, entrevistas cuantitativas, etc.

3. Inteligencia Espacial:

La resolución de problemas espaciales se aplica a la navegación y al uso de mapas como sistema notacional. Otro tipo de solución a los problemas espaciales, aparece en la visualización de un objeto visto desde un ángulo diferente y en el juego del ajedrez. También se emplea este tipo de inteligencia en las artes visuales.

Aspectos biológicos – El hemisferio derecho (en las personas diestras) demuestra ser la sede más importante del cálculo espacial. Las lesiones en la región posterior derecha provocan daños en la habilidad para orientarse en un lugar, para reconocer caras o escenas o para apreciar pequeños detalles.

Los pacientes con daño específico en las regiones del hemisferio derecho, intentarán compensar su deficiencia espacial con estrategias lingüísticas: razonarán en voz alta, para intentar resolver una tarea o bien se inventarán respuestas. Pero las estrategias lingüísticas no parecen eficientes para resolver tales problemas.

Las personas ciegas son un claro ejemplo de la distinción entre inteligencia espacial y perspectiva visual. Un ciego puede reconocer ciertas formas a través de un método indirecto, pasar la mano a lo largo de un objeto, por ejemplo, construye una noción diferente a la visual de longitud. Para el invidente, el sistema perceptivo de la modalidad táctil corre en paralelo a la modalidad visual de una persona visualmente normal. Por lo tanto, la inteligencia espacial sería independiente de una modalidad particular de estímulo sensorial.

Capacidades implicadas – Capacidad para presentar ideas visualmente, crear imágenes mentales, percibir detalles visuales, dibujar y confeccionar bocetos.

Habilidades relacionadas – Realizar creaciones visuales y visualizar con precisión.

Perfiles profesionales – Artistas, fotógrafos, arquitectos, diseñadores, publicistas, etc.

Actividades y materiales de enseñanza que se podrían emplear para desarrollar esta inteligencia – Actividades artísticas, mapas mentales, visualizaciones, metáforas, vídeos, gráficos, mapas, juegos de construcción, etc.

4. Inteligencia Cinético – Corporal

La evolución de los movimientos corporales especializados es de importancia obvia para la especie; en los humanos esta adaptación se extiende al uso de herramientas. El movimiento del cuerpo sigue un desarrollo claramente definido en los niños y no hay duda de su universalidad cultural.

La consideración del conocimiento cinético corporal como “apto para la solución de problemas” puede ser menos intuitiva; sin embargo, utilizar el cuerpo para expresar emociones (danza), competir (deportes) o crear (artes plásticas), constituyen evidencias de la dimensión cognitiva del uso corporal.

Aspectos biológicos: El control del movimiento corporal se localiza en la corteza motora y cada hemisferio domina o controla los movimientos corporales correspondientes al lado opuesto[cita requerida]. En los diestros, el dominio de este movimiento se suele situar en el hemisferio izquierdo. La habilidad para realizar movimientos voluntarios puede resultar dañada, incluso en individuos que puedan ejecutar los mismos movimientos de forma refleja o involuntaria. La existencia de apraxia específica constituye una línea de evidencia a favor de una inteligencia cinética.

Capacidades implicadas: Capacidad para realizar actividades que requieren fuerza, rapidez, flexibilidad, coordinación óculo-manual y equilibrio.

Habilidades relacionadas: Utilizar las manos para crear o hacer reparaciones, expresarse a través del cuerpo.

Perfiles profesionales: Escultores, cirujanos, actores, modelos, bailarines, deportistas, etc.

Actividades y materiales de enseñanza que se podrían emplear para desarrollar esta inteligencia – Manuales, teatro, danza, relajación, materiales táctiles, deportes, etc.

5. Inteligencia Musical

Los datos procedentes de diversas culturas hablan de la universalidad de la noción musical. Incluso, los estudios sobre el desarrollo infantil sugieren que existe habilidad natural y una percepción auditiva (oído y cerebro) innata en la primera infancia hasta que existe la habilidad de interactuar con instrumentos y aprender sus sonidos, su naturaleza y sus capacidades.

Aspectos biológicos – Ciertas áreas del cerebro, más difusas que las del lenguaje y situadas generalmente en el hemisferio derecho, desempeñan papeles importantes en la percepción y la producción musical. En ciertos casos de lesiones cerebrales, existe evidencia de “amusia” (pérdida de capacidad musical).

Capacidades implicadas – Capacidad para escuchar, cantar, tocar instrumentos así como analizar sonido en general.

Habilidades relacionadas – Crear y analizar música.

Perfiles profesionales – Músicos, compositores, críticos musicales, etc.

Actividades y materiales de enseñanza que se podrían emplear para desarrollar esta inteligencia – Cantar, tocar instrumentos, escuchar música, asistir a conciertos, cintas de música, etc.

6. Inteligencia Intra personal

La inteligencia intrapersonal es el conocimiento de los aspectos internos de una persona: el acceso a la propia vida emocional, a la propia gama de sentimiento, la capacidad de efectuar discriminaciones entre ciertas emociones y, finalmente, ponerles un nombre y recurrir a ellas como medio de interpretar y orientar la propia conducta.

Las personas que poseen una inteligencia intrapersonal notable poseen modelos viables y eficaces de sí mismos[cita requerida]. Pero al ser esta forma de inteligencia la más privada de todas, requiere otras formas expresivas para que pueda ser observada en funcionamiento.

La inteligencia interpersonal permite comprender y trabajar con los demás; la intrapersonal, en cambio, permite comprenderse mejor y trabajar con uno mismo. En el sentido individual de uno mismo, es posible hallar una mezcla de componentes intrapersonal e interpersonales.

El sentido de uno mismo es una de las más notables invenciones humanas: simboliza toda la información posible respecto a una persona y qué es. Se trata de una invención que todos los individuos construyen para sí mismos.

Aspectos biológicos – Los lóbulos frontales desempeñan un papel central en el cambio de la personalidad, los daños en el área inferior de los lóbulos frontales puede producir irritabilidad o euforia; en cambio, los daños en la parte superior tienden a producir indiferencia, languidez y apatía (personalidad depresiva).

Entre los afásicos que se han recuperado lo suficiente como para describir sus experiencias se han encontrado testimonios consistentes: aunque pueda haber existido una disminución del estado general de alerta y una considerable depresión debido a su estado, el individuo no se siente a sí mismo una persona distinta, reconoce sus propias necesidades, carencias, deseos e intenta atenderlos lo mejor posible.

Capacidades implicadas – Capacidad para plantearse metas, evaluar habilidades y desventajas personales y controlar el pensamiento propio.

Habilidades relacionadas – Meditar, exhibir disciplina personal, conservar la compostura y dar lo mejor de sí mismo.

Perfiles profesionales – Individuos maduros que tienen un auto conocimiento rico y profundo.

Actividades y materiales de enseñanza que se podrían emplear para desarrollar esta inteligencia – Instrucción individualizada, actividades de autoestima, redacción de diarios, proyectos individuales, meditación, entre otros.7. Inteligencia Inter personal

7. Inteligencia Inter personal

La inteligencia interpersonal se constituye a partir de la capacidad nuclear para sentir distinciones entre los demás, en particular, contrastes en sus estados de ánimo, temperamento, motivaciones e intenciones. Esta inteligencia le permite a un adulto hábil, leer las intenciones y los deseos de los demás, aunque se los hayan ocultado. Esta capacidad se da de forma muy sofisticada en los líderes religiosos, políticos, terapeutas y maestros. Esta forma de inteligencia no depende necesariamente del lenguaje.

Aspectos biológicos – Todos los indicios proporcionados por la investigación cerebral sugieren que los lóbulos frontales desempeñan un papel importante en el conocimiento interpersonal. Los daños en esta área pueden causar cambios profundos en la personalidad, aunque otras formas de la resolución de problemas puedan quedar inalteradas: una persona no es la misma después de la lesión.

La evidencia biológica de la inteligencia interpersonal abarca factores adicionales que, a menudo, se consideran excluyentes de la especie humana:

La prolongada infancia de los primates, que establece un vínculo estrecho con la madre, favorece el desarrollo intrapersonal.

La importancia de la interacción social entre los humanos que demandan participación y cooperación. La necesidad de cohesión al grupo, de liderazgo, de organización y solidaridad, surge como consecuencia de la necesidad de supervivencia.

Capacidades implicadas – Trabajar con gente, ayudar a las personas a identificar y superar problemas.

Habilidades relacionadas – Capacidad para reconocer y responder a los sentimientos y personalidades de los otros.

Perfiles profesionales – Administradores, docentes, psicólogos, terapeutas y abogados1

Actividades y materiales de enseñanza que se podrían emplear para desarrollar esta inteligencia – Aprendizaje cooperativo, tutorías, juegos de mesa, materiales para teatro, etc.

8. Inteligencia Naturalista

En 1995, se añadió este tipo de inteligencia. Esta inteligencia la utilizamos cuando observamos la naturaleza o los elementos que se encuentran a nuestro alrededor.

Se describe como la competencia para percibir las relaciones que existen entre varias especies o grupos de objetos y personas, así como reconocer y establecer si existen distinciones y semejanzas entre ellos.

Los naturalistas suelen ser hábiles para observar, identificar y clasificar a los miembros de un grupo o especie, e incluso, para descubrir nuevas especies. Su campo de observación más afín es el mundo natural, donde pueden reconocer flora, fauna y utilizar productivamente sus habilidades en actividades de caza, ciencias biológicas y conservación de la naturaleza, pero puede ser aplicada también en cualquier ámbito del saber y la cultura.

En realidad, todos aplicamos la inteligencia naturalista al reconocer plantas, animales, personas o elementos de nuestro entorno natural. Las interacciones con el medio físico nos ayudan a desarrollar la percepción de las causas y sus efectos y los comportamientos o fenómenos que puedan existir en el futuro; como por ejemplo la observación de los cambios climáticos que se producen en el transcurso de las estaciones del año y su influencia entre los humanos, los animales y las plantas. Una forma de desarrollar esta inteligencia es observando cada detalle de nuestra naturaleza y estar más en contacto con ella por medio de exploraciones y excursiones para conocer mas los elementos de nuestro planeta. Existen personas que se encargan de experimentar y observar nuestro entorno natural, son los biólogos, ambientalistas, entre otros, quienes también defienden la naturaleza.

Gardner postula que este tipo de inteligencia debió tener su origen en las necesidades de los primeros seres humanos, ya que su supervivencia dependía, en gran parte, del reconocimiento que hicieran de especies útiles y perjudiciales, de la observación del clima y sus cambios y de ampliar los recursos disponibles para la alimentación.2 Obviamente el origen del resto de las inteligencias es igualmente remoto.

En Resumen:

Howard Gardner, en su libro “Inteligencias Múltiples, la teoría en la práctica” nos dice:

Como seres humanos todos tenemos un repertorio de capacidades adecuadas para resolver distintos tipos de problemas.

Todas las inteligencias forman parte de la herencia genética humana, todas las inteligencias se manifiestan universalmente, como mínimo en su nivel más básico, independientemente de la educación y del apoyo cultural. Todos los humanos poseen ciertas habilidades nucleares en cada una de las inteligencias.

La trayectoria evolutiva natural de cada inteligencia comienza con una habilidad modeladora en bruto, por ejemplo, la habilidad para apreciar diferentes tonales en la inteligencia musical, o para distinguir colocaciones tridimensionales en la inteligencia espacial. Estas habilidades aparecen de forma universal y también pueden aparecer en un nivel superior en la parte de la población que constituye una “promesa” en ese campo.

La inteligencia “en bruto” predomina durante el primer año de vida.

En la siguiente etapa se llega a la inteligencia a través de un sistema simbólico, por ejemplo, se llega al lenguaje a través de cuentos, frases e historias, a la música a través de canciones, a la comprensión espacial a través de dibujos, etc.

A medida que avanza el desarrollo, se representa cada inteligencia, acompañada de su sistema simbólico, mediante un sistema notaciones. Las matemáticas, los mapas, la lectura, la notación musical, etc.

Finalmente, durante la adolescencia y la edad adulta, las inteligencias se expresan a través de las carreras vocacionales y las aficciones.

Esta visión de la inteligencia, hace mucho tiempo que cambió mi manera de ver el mundo y a las personas, creo que cada persona es inteligente en ciertas áreas, en una, dos o más pero que vino a este mundo con una misión y la desarrolla a través de esa o esas inteligencias.

Nuestro sistema educativo está acostumbrado a valorar a las personas sólo con el lente de 1 o 2 inteligencias, y el resto de las inteligencias no son igualmente valoradas, ni tampoco desarrolladas, entonces esto no permite a las personas desarrollarse de manera completa e integral, tampoco respeta los ritmos y estilos de las personas, sino que pretende que todos los alumnos aprendan lo mismo, al mismo tiempo, de la misma manera. Y esto es impracticable en el mundo que estamos viviendo hoy.

Para confirmar que el éxito o el talento, el descubrir tu pasión, tu Don, tu propósito en el mundo muchas veces está desligado o desconectado a la escuela, todo lo contrario, a veces la escuela te aleja de eso que quieres o eres. Y quiero mencionar algunos ejemplos de personas exitosas que fracasaron en la escuela:

Albert Einstein. El profesor de Albert Einstein escribió: “Este chico no llegará nunca a ningún sitio”. Tampoco es que fuera un desastre (se ha exagerado mucho este aspecto), pero es cierto que sus maestros encontraban al joven Einstein lento y se quejaban de que reflexionaba demasiado antes de contestar a una pregunta. No conseguía aprender nada de memoria. No entendía las reglas y las órdenes. Rechazaba practicar deporte y esto lo llevó a aislarse. A los 16 años fue rechazado en una primera prueba de acceso a la Escuela Politécnica de Zurich por sus malos resultados en letras. Pese a ser excelente en matemáticas y física, era flojo en francés (se acababa de mudar a Suiza y no conocía el país), geografía y dibujo. Años después, el padre de la teoría de la relatividad dejó para la posteridad una de sus célebres frases sobre el tema: “La educación es lo que queda después de que uno ha olvidado lo que aprendió en la escuela”.

Stephen Hawking. Otro físico de renombre, el estudioso de los agujeros negros, recuerda sus años de la universidad como un periodo de “aburrimiento y con la sensación de que no mereciera la pena esforzarse”. Hawking estudiaba menos de una hora al día. Confesó haber aprendido a leer sólo a la edad de ocho años. Aunque claro, su inteligencia estaba fuera de discusión. Su tutor de física, Robert Berman, contó posteriormente en The New York Times Magazine: “Sólo le bastaba saber que se podía hacer algo. Y él era capaz de hacerlo sin mirar cómo los demás lo hacían. Por supuesto, su mente era completamente diferente de las de sus coetáneos”. Su enfermedad, relacionada con la esclerosis lateral amiotrófica que le golpeó a los 21 años, le despertó: “Sólo entonces entendí que moriría pronto y que había que activarse”, declaró Hawking.

Charles Darwin. Tener un hijo con grandes capacidades pero poco apto para las aulas puede llegar a convertirse en una pesadilla para los padres. Charles Darwin era, según sus maestros, “un chico que se encuentra por debajo de los estándares comunes de la inteligencia. Es una desgracia para su familia”. Al parecer, su padre compartía el diagnóstico. Consideraba que era vago y soñador: “Mi hijo no piensa en otra cosa que en la caza y en los perros”.

Thomas Edison. La madre de Thomas llegó a perder la paciencia con su hijo. Al cabo de tres años, tuvo que quitarle del colegio por desesperación, para educarle en casa. Era “un chico confuso, inestable y embrollón”, según su profesor. El inventor de la bombilla incandescente empezó a vender dulces y periódicos en los trenes y así desarrolló, con los años, su genio creativo. Desarrolló muchos dispositivos que influyeron enormemente en la vida en el siglo XX. Edison está considerado como uno de los inventores más prolíficos de la historia, con hasta 1.093 patentes a su nombre. Cuando era un niño su profesor le dijo que era demasiado estúpido para aprender cualquier cosa. Antes de crear la primera bombilla de luz con éxito, realizó más de 9.000 experimentos

En la pintura, más de lo mismo. Picasso (mientras que los otros alumnos seguían la clase del maestro, él dibujaba incansablemente palomas y corridas en sus cuadernos), Debussy (faltas de ortografía recurrentes) y Leonardo (emprendía investigaciones en dominios diferentes y, una vez comenzadas, las abandonaba) nunca destacaron en sus estudios.

Bill Gates. ¡Al fundador de Microsoft tuvieron que pagarle para estudiar! “Para estimularnos, mis padres nos daban a mi hermana y a mí 25 dólares por cada sobresaliente que sacábamos. Mi hermana cobraba más porque siempre fui mal estudiante”, cuentan en su biografía. ¿Cómo es posible que los centros de enseñanza y los profesores no supieron darse cuenta de que tenían delante a genios? Paul Arden, publicista autor del libro Usted puede ser lo bueno que quiera ser (Phaidon), escribe que el criterio de enseñanza no puede en ningún caso ser un criterio fiable: “En la escuela se aprende sólo el pasado, los hechos conocidos. Cuanto más hechos se recuerdan, mejores son las notas. Los que fracasan en la escuela no están interesados en el pasado, tal vez porque piensan en clave de futuro. O simplemente no tienen buena memoria. Pero esto no significa que no puedan tener éxito”.

John Lennon. Lo que muchos ignoran, es que John Lennon lo expulsaron de la preparatoria y fue justamente por ello, por lo que decidió formar una banda de rock. Misma que, curiosamente, sería una de las más importante de la historia.

Al Pacino. Abandonó la preparatoria luego de haber reprobado todas las materias menos inglés. Más tarde, se convertiría en un actor de primera categoría.

Walt Disney. Dejó la escuela a los 16 años para unirse a la Cruz Roja. Más tarde, se convertiría en el genio que inventó por primera vez al imperio Disney. Disney empezó su propio negocio desde el garaje de su casa, y su primera producción de dibujos animados fue un fallo memorable. Durante su primera rueda de prensa un periodista le ridiculizó “porque no tenía buenas ideas en la producción cinematográfica”. Fue productor de cine, director, guionista, actor de doblaje y animador. Disney fundó una compañía de producción y se convirtió en uno de los productores cinematográficos más conocidos del mundo. La corporación, ahora conocida como la Compañía Walt Disney, tiene unos ingresos medios anuales de 30.000 millones de dólares.

Elvis Presley. no pudo formar parte del coro del colegio porque decían que su voz estropearía el sonido.

Matt Groening. (creador de los Simpsons): le aconsejaron que “dejase de dibujar para buscar una carrera de verdad”

Paul McCartney (The Beatles): en toda su educación nadie se dio cuenta de que  tenía talento para la música y la propia asignatura le aburría.

Agatha Christie: Nunca fue al colegio. Sus padres la educaron en casa. Sobre la educación dijo: “casi todos los niños hoy en día van a la escuela donde todo es programado para ellos, que al parecer son tan perdidamente incapaces de producir ideas propias.”

Steven Spielberg. Durante su infancia, Spielberg abandonó la escuela secundaria. Fue persuadido para volver y le metieron en una clase con discapacidades de aprendizaje. Sólo duró un mes y luego abandonó la escuela para siempre. Director de cine estadounidense. Ha ganado tres Premios de la Academia y se encuentra entre uno de las cineastas más exitosos de la historia. Por encima de todo, Steven fue reconocido como el director de cine financieramente más exitoso de todos los tiempos.

Michael Jordan. Antes de unirse a la NBA Jordan era una persona común; tan común, que fue apartado del equipo de baloncesto de la escuela debido a su “falta de habilidad”. Michael Jordan es para muchos el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos. Una leyenda viva que combina de forma única gracia, velocidad, poder, arte, capacidad de improvisación y un deseo competitivo que nunca se apagará. Según sus propias palabras, “He fallado más de 9.000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. En 26 ocasiones se me ha confiado para tomar el tiro que ganaba del juego, y fallé. He fallado una y otra y otra vez en mi vida. Y es por eso que tengo éxito”.

Isaac Newton. Muchos pensaron que Isaac nació un genio, ¡pero no era así! En la escuela primaria lo hizo tan mal que sus profesores  ya no sabían qué hacer para mejorar sus calificaciones. Fue el matemático inglés más grande de su generación. Su trabajo sobre óptica y gravitación lo convirtió en uno de los más grandes científicos del mundo entero ha conocido.

EL PODER DEL HOY, EL TIEMPO PRESENTE

IMG_5617

Fragmento del libro “Los ciclos del alma” de Sharon M. Koenig

“EL TESORO MÁS GRANDE DEL MUNDO

Desde hoy puedes elegir disfrutar todos los momentos de tu existencia, no permitir que un segundo más se escape de tu vida. Puedes abrir los ojos y vivir este momento aparentemente ordinario e imperfecto, pero donde se encuentra escondido el más grande de los tesoros. Un tesoro insustituible, único, original, que es más valioso que todos los diamantes del planeta. Tan valioso como la vida misma, irreemplazable, sin garantías, siempre sorpresivo, el cual no puedes reconocer porque es pequeñísimo, simple, rutinario, minúsculo… casi imperceptible.

No lo puedes comprar con todo el oro del mundo, y si lo perdieras, jamás lo podrías recuperar, porque cuando tratas de retenerlo, se desvanece. Es enemigo del tiempo, pero amigo de la eternidad. Es enemigo de los que están dormidos, pero amigo de los que están despiertos.

A veces el tesoro viene disfrazado de cansancio, aburrimiento y hastío; otras se esconde entre el pasar de una mariposa, y entre la sonrisa de un niño, entre el sabor de un dulce de fresa y el amargo de una despedida, entre una brisa cálida, y una lluvia fría, entre los gemidos de un recién nacido, y los lamentos de un anciano; entre el eco de una carcajada y en la soledad de una simple lágrima.

Este tesoro es el más preciado de todos los regalos que Dios te ha dado, pero está escondido en un lugar insospechado… reposa como una paloma fugaz entre tus manos… se te escapa como el agua a través de los dedos… constantemente. Una vez se va, ya no regresa… y cuando se ha ido ya no puede reponerse.

A veces se añora, a veces se olvida. Este tesoro es el más valioso de todas las posesiones del universo, sin embargo muy pocos lo reconocen y mucho menos lo aprecian en el momento que les llega.

Ese tesoro es: El Ahora”

“Cuando se entrega a lo que es y así se vuelve completamente presente, el pasado deja de tener poder alguno. No lo necesita ya. La presencia es la clave. El Ahora es la clave”.

Eckhart Tolle

Hoy, ahora, el presente es lo único que tenemos. No existe en nuestra vida un tiempo en que no sea “ahora”, el pasado ya pasó, y lo que podemos es aprender de él, y el futuro es incierto, todavía no llega, y cuando llega, ya se convierte en “Hoy”, y vamos creando nuestro futuro en el ahora, con las decisiones que tomamos.

Para poder estar conscientes y presentes a nuestro “ahora”, debemos ser testigos y estar presentes a nuestra experiencia interior. Ser testigos de nuestro espacio interior que incluye: las emociones, las sensaciones, los sentimientos, pensamientos, las imágenes, las ideas, y de todo el movimiento interno que se da en ese espacio que es sólo nuestro. 

Si logramos estar presentes a nuestra experiencia interior, estamos en contacto con nosotros mismos, y si estamos presentes a nosotros, esto nos permite poder relacionarnos con el otro y conectarnos con las experiencias de los demás.

En el libro Buscando la Vida, de Merardo Arriola, dice que la presencia -estar presente- es esa mirada que indica que estamos conectados con nosotros mismos y con nuestra experiencia de ruptura. Esta mirada está caracterizada por su conexión con la realidad, pero sobre todo, por el deseo de no estar sometido a una realidad sin salida. Es esta la mirada que llamamos presencia. Estamos y nos sentimos realmente presentes; no hacemos, estando distraídos, actos de presencia. Bajo esa mirada, las situaciones dolorosas o gozosas existen de una manera muy presente, pero también de una manera muy urgente, que exige, por lo menos, la perspectiva de acciones posibles para tratar de enfrentarlas.

R. Taschereau (1996) la define de la siguiente manera: La presencia es una atención sostenida a la propia experiencia. Así de simple y así de conciso.

La mayoría de las personas persiguen placeres externos a ellas mismas, buscan las respuestas siempre afuera y en otro tiempo y espacio, algunas esperan que les aparezca una revelación que les dará la respuesta a todas sus preguntas, buscan la libertad, la felicidad afuera, como si cuando obtuvieran algo, allí recién serían libres, o felices, por ej: cuando tenga mi propia empresa seré libre, cuando me case y tenga hijos seré feliz, si me gano la lotería se acabarán todos mis problemas, etc. Este tipo de búsquedas generalmente se generan en personas insatisfechas con ellas mismas, y si por si acaso, consiguen esa satisfacción afuera, ese estado de satisfacción es temporal y efímero.

La condición de esa supuesta satisfacción la estamos proyectando lejos del “ahora”, del momento presente.

Según Eckhart Tolle, en su libro El Poder del Ahora, “esta es la actitud mental inconsciente que crea la ilusión de la salvación en el futuro. La verdadera salvación es un estado liberación del miedo, del sufrimiento, de un estado percibido de carencia y de insuficiencia y por lo tanto de todo deseo, necesidad, codicia y apego. Es la libertad del pensamiento compulsivo, de la negatividad y sobre todo del pasado y el futuro como una necesidad psicológica. Su mente le dice que usted no puede llegar allá desde aquí. tiene que suceder algo o usted tiene que volverse esto o aquello antes de poder ser libre y realizado. Usted ve el tiempo como medio de salvación cuando en realidad es el mayor obstáculo para la salvación. Piensa que usted todavía no está completo o no es suficientemente bueno, pero la verdad es que aquí y ahora es el único punto desde donde usted puede llegar a la salvación. Así que no hay un camino único a la salvación o a la realización, sin embargo sólo hay un punto de acceso: el Ahora.

No hay nada que pueda hacer o alcanzar que lo acerque a la realización más de lo que lo está en este momento, Esto puede ser divicil de comprender para una mente acostumbrada a pensar que todo lo que vale la pena está en el futuro. Ni nada de lo que usted hizo o le hicieron en el pasado le impide decir sí a lo que es y enfocar su atención profundamente en el Ahora. No puede hacer esto en el futuro, lo hace ahora o no lo hace”.

Estar presentes es estar iluminado, es estar conscientes, atentos, despiertos, es distinguir quién eres y distinguir quién es el otro. Lo único que existe y lo único real es el tiempo presente. Cuando nos estamos preocupando por el futuro, por lo que pueda llegar a suceder nos estamos perdiendo del presente, cada vez que me preocupo, me voy al futuro, la preocupación no existe en el presente, si algo te preocupa, pues ocúpate.

Para poder salir del estado de inconsciencia o de ausencia, necesitamos vivir y decidir disfrutar del presente, de lo que nos está pasando, disfrutar con todos los sentidos, plenamente, disfrutar de los más pequeños detalles por más insignificantes que parezcan. Cada minuto vale, y nadie nos devuelve el tiempo perdido. Si vivimos el presente, debemos hacerlo de verdad, dejando que las cosas fluyan, aceptando el ritmo y las características de las circunstancias, sin juzgarlas ni intentar cambiarlas, sin miedos y sin preocupaciones. Si te quedas dormido, y si no vives el presente plenamente, el tiempo transcurre y se queda en el olvido.

Hay veces que llegamos a un lugar y no tenemos idea de cómo hemos llegado hasta allí, es porque vivimos dormidos, porque no estamos conectados a nuestra experiencia, a nuestro presente. Cuando te preguntas ¿Cómo has llegado hasta allí? es porque hasta ahora viviste en piloto automático, como extranjero en tu propia vida, como pasajero en el asiento de atrás, dejando que otros conduzcan tu propia vida.

Te hago una invitación:

Reconciliate con tu pasado, con lo que no pudiste conseguir, con todo aquello que no fue como lo planeabas, deja ir todo eso. A partir de hoy no permitas que nadie más conduzca tu vida, vuelve a tomar el mando, a tomar el volante, las riendas porque nunca es tarde para vivir la vida, y la vida es HOY.

Una frase que me encontró, una frase que encontré

IMG_7369

Hace mucho tiempo, más o menos, unos 14 años, me vengo encontrando con una idea, con una frase, me vengo encontrando con la frase: “hay luz adentro tuyo”, hace mucho.

La primera vez que me encontré con este mensaje (no muy claro para mí en ese entonces), fue en el 2002, me encontraba realizando una especialización en “Psicoterapia Corporal Integrada”, estábamos realizando un ejercicio que consistía en elegir una imagen de unas tarjetas al azar, y a mí me toco la imagen de una mujer que emanaba luz desde el centro de su corazón para afuera, la consigna era mirar la imagen por unos minutos y anotar todo lo que aquella imagen nos transmitía, lo primero que escribí fue: “Hay luz adentro tuyo”, y después escribí ideas como: todos tenemos adentro nuestro todo lo que necesitamos para ser felices, estamos dotados de una luz que puede iluminar el mundo entero, tú tienes todas las herramientas para salir adelante, para resolver tus conflictos, no busques afuera, busca adentro, adentro están todas las respuestas que estas buscando, etc. Sinceramente, en ese momento, no tenía mucha claridad de lo que escribía, solamente me permitía sentir lo que esa imagen me estaba transmitiendo en ese momento, sin analizarla mucho. Creo que fue obra de mi hemisferio cerebral derecho.

Más adelante, en un viaje que hice a Buenos Aires, me metí a una librería y como siempre me pasa, me perdí en el tiempo y el espacio, buscaba libros diferentes para mis hijos, libros que sean constructivos, que los puedan ayudar a ser mejores personas, a crecer, y fue así, como me encontré con un libro de meditación para niños que se llamaba: “Preludio de estrellas”, empecé a hojearlo y con lo primero que me encontré nuevamente fue con el mensaje de que adentro nuestro hay luz, adentro nuestro hay magia, y este libro iba dando ideas a los padres y educadores de cómo meditar con los niños, cómo conectarles a nuestros hijos con esa maravillosa herramienta, esa hermosa aventura de viajar hacia su interior y saber que ahí se pueden sentir seguros. Encontré tres tomos de la misma autora y compré los tres. Cuando llegué a casa, empecé a practicar esta maravillosa herramienta con mis hijos Paula de 5 años y Nico de 3 años, a la hora de ir a la cama, yo me sentaba entre los dos, y les iba guiando, con ayuda de esos maravillosos libros, a meditar, a aprender que cada vez que tienen miedos, que se sienten tristes, solos, inseguros, o lo que fuera, podrían recurrir a ese espacio que en el libro le llamaba: “el jardín mágico”, que era solo de ellos, que era creado por ellos y en donde nada malo podía sucederles. Aprendieron a conectarse con su respiración, con sus latidos, con su cuerpo en general, y sabían cómo hacer para calmarse, y relajarse.

Esto se convirtió en una rutina para nosotros, y se fue generando un espacio de vínculo entre mis hijos y yo maravilloso, luego nació Enzo, y ni bien fue creciendo ya estaba incorporado en la rutina y me di cuenta que no solo fue una herramienta poderosa para ellos sino que también para mi.

Paralelamente a esto, me empecé a interesar en la metafísica, me compré los libros del Conde Saint Germain, leía todas las noches, parecía que estaba descubriendo conocimientos que secretamente estaban en mi de alguna manera pero yo no sabía, o no era consiente de ello. Gracias a la metafísica esa idea de que “hay luz adentro tuyo” se hacía cada vez más clara. Descubrí que nuestra mente es “creadora” y es la causa de todo lo que pensamos, sentimos y nos sucede. Descubrí que el pasado ya no existe, que lo único que tenemos es el presente y es aquí y ahora donde creamos nuestro futuro. Si tenemos el poder adentro nuestro, si tenemos esa luz, “voluntariamente, por medio de decretos, podemos crear un futuro bueno y luminoso, y pensar que el presente es cada palabra que se pronuncia, cada pensamiento que se emite, y que el futuro está tejido en el presente”. “Tenemos la ventaja de crear un futuro feliz. Entonces, pronuncia palabras luminosas, y que la luz emane de todos ustedes”. Metafísica 4 en 1.

Siguiendo en mi búsqueda de la verdad o de las leyes del universo, me encontré con el famoso libro “el secreto”, donde en la misma línea de pensamiento de los libros de metafísica, nos iba revelando el mismo mensaje, el poder creador de nuestra mente, ese poder de poder ser, hacer y conseguir todo lo que deseamos.

Según la ciencia, en el universo hay leyes, como la ley de la gravedad: todo lo que sube, debe bajar, la ley de de la relatividad que dice que en el universo todo es energía, y también tenemos la “teoría de las cuerdas”, que nos dice que en el universo todo tiene su propia vibración. Y a través de “El secreto” descubrí que una de las leyes más poderosas es la “ley de atracción”, que dice que lo semejante atrae lo semejante, y que todo lo que nos sucede en la vida lo estamos atrayendo, tanto si es algo bueno, o algo malo. Nuevamente el mismo mensaje: “Hay luz adentro nuestro”, tenemos el maravilloso poder de atraer a nuestras vidas lo que queremos.

Siguiendo las señales en mi vida, me encontré con una invitación para participar de un taller llamado PSYCH-K, que no sabía muy bien de qué se trataba pero me interesó la frase que decía: “Es una herramienta para cambiar creencias limitantes a nivel subconsciente”. Desde ese primer taller en el año 2012, mi vida dio un giro, mi forma de ver las cosas, mi manera de trabajar, mi forma de relacionarme con la gente, todo fue cambiando, y se iba haciendo cada vez más fuerte ese mensaje que inició allá por el año 2002, mi vida se volvía más coherente con mi forma de pensar, decidí que a partir de ahora iba a ser la CREADORA de mi propia realidad y así voy transitando por la vida, mucho más consciente, mucho más atenta, mucho más feliz, mucho más conectada con esa luz, y con mucha energía, muchas ganas de esparcir por el mundo ese mensaje.

Quisiera que todo el mundo, que todas las personas puedan descubrir que adentro de ellas hay luz, que ellas tienen el poder, que ellas tienen la varita mágica para pintar su vida de colores, para diseñar y escribir sus historias, para cambiar todo aquello que no les gusta, que les frena, todo aquello que les apaga la luz y les desconecta de ellas mismas.

Mi sueño es que todos y todas nos conectemos a esa luz, desde el AMOR, que todos nos convirtamos en artistas, y desarrollemos el arte de soñar, y empecemos a CREAR nuestras vidas con AMOR.

Les aliento a todos los lectores que se animen a encender esa luz que tienen dentro, estoy segura que si cada persona que existe en este mundo, enciende su luz, el mundo será un lugar más bello, hermoso, lleno de buena energía, de alegría, de arte, luminoso y lleno de AMOR.

Taller de Mandalas y Meditación

taller mandalas vacaciones

¿Por qué los Mandalas?

Los mandalas permiten la transformación del entorno y de la mente de quienes meditan con ellos, son un hermoso y valioso instrumento para crear, contener, comprender y sobre todo mantener el propio espacio.

Crearlos es una meditación que nos contecta con nuestro centro, con nuestra esencia expandiendo la conciencia mejorando así nuestra relación con nosotros mismos, y como consecuencia mejorando la comunicación con el mundo exterior.

Algunos de los beneficios de crear, pintar y meditar un Mandala son:

– Recobra el equilibrio

– Eleva el nivel de consciencia

– Trae paz interna

– Desarrolla la paciencia y la constancia

– Agudiza la escucha de la voz interior

– Mejora la atención

–  Mejora la producción de ideas

– Aumenta la concentración

– Favorece a la memoria

– Aquieta temores

– Potencia / Desarrolla la creatividad

– Favorece el conocimiento de sí mismo

–  Incrementa el equilibrio psíquico y espiritual

– Mejora la comunicación

– Permite sanar afecciones físicas y emocionales

– Mejora la socialización

– Mejora la comunicación

* Información sacada de: elfuirdelmandala.blogspot.com

¿Por qué la Meditación?

Los niños son muy flexibles y tienen una capacidad mental muy receptiva, les resulta fácil absorber e incorporar nuevos conocimientos. Enseñarles la importancia y el significado de la meditación desde pequeños puede ser uno de los mejores regalos que les podemos dejar. Y que esto se haga institucionalmente sería un avance tremendo.

Meditar es brindarnos un momento con nosotros mismos, es regalarnos un tiempo de recogimiento, para poder sentirnos, para hacer volar la imaginación, para centrarnos en nuestro cuerpo, para escuchar a nuestro corazón, y a nuestra respiración, para calmarnos y encontrar paz. Es importante que los niños puedan aprender a meditar porque esto les servirá para estar más calmados y serenos, para ser menos impulsivos, para desarrollar la creatividad y tener las ideas mucho más claras.

La meditación, para mi modo de ver, es un viaje mágico hacia adentro, es un momento de reflexión y contacto con el mundo interior, es un regalo para el alma, y lo más importante de todo: está al alcance de todos, siempre.

Cuando el niño se encuentra en paz, se transforma y se calma, desarrolla su capacidad de concentración, entiende que su vida tiene un sentido, es capaz de pensar por sí mismo, se siente mucho más seguro y puede llegar a cambiar la relación con los demás.

Y si hablamos en términos espirituales, la meditación abre una puerta hacia el mundo de lo transcendente, y el niño comprende el sentido de su existencia.

Así que por eso, te invito a este taller de vacaciones para ofrecerte la posibilidad de conectar con tu conciencia, con tu esencia, y tu parte creativa.

Te espero!

INSCRIPCIONES: 0974772625

ZONA DE CONFORT

FullSizeRender¿Qué es? ¿Por qué me cuesta salir? ¿Cómo salir?

Hace unos años escuché por primera vez la famosa frase “zona de confort”, y al comienzo lo primero que me vino a la mente fue una zona cómoda, armoniosa, amena, tranquila, silenciosa, donde nadie te molesta. Con el paso del tiempo fui investigando más sobre esta frase que cada vez se escucha más. La zona de confort es una zona imaginaria en donde nos sentimos “seguros”, no necesariamente es una zona armoniosa, tranquila, cómoda, silenciosa como yo creía, es una zona a la cual estamos acostumbrados, sería la rutina que tenemos hace años, nuestras actividades, nuestros hábitos, el estilo de vida al que estamos acostumbrados, nuestro trabajo, nuestros amigos, nuestra familia, nuestro contexto en general. Es una zona en donde casi no hay cambios, todo se mantiene constante; por más que sea caótico, el caos es una constante, por más que no nos guste o nos estrese nuestro trabajo, al menos es algo constante, por más que no estemos a gusto con nuestra pareja, creemos que más vale malo conocido que bueno por conocer (yo diría más vale bueno por conocer que malo conocido).

Nos mantenemos dentro de esta zona de supuesta comodidad porque es lo que conocemos, lo que sabemos cómo funciona y prácticamente vivimos en “piloto automático”, sin pensar mucho, sin sentir mucho, y generalmente lo que nos frena a salir de esta zona es el MIEDO. El miedo a perder algo, el miedo a fracasar, el miedo al cambio, a perder lo que tenemos, a perder lo que somos, miedo a probar cosas nuevas, en general: miedo al cambio. Entonces elegimos seguir como estamos porque ya sabemos cómo funciona y casi no requiere energía, ni creatividad, simplemente presiono el botón de “piloto automático” y todo sigue normal.  Pero tenemos la creencia por alguna razón de que es peligroso salir.

Hay muchas frases que invitan a salir de esa zona de confort que a mí me encantan:

“Ningún mar en calma hizo experto a un marinero”

“Si no tuvieras miedo, qué harías?”

“La vida comienza donde termina la zona de confort”

“La zona de confort es un hermoso lugar, pero nada crece allí”

Nuestra mente busca la homeostasis o el equilibrio, mínimos cambios, entonces tenemos esa voz interna que nos dice: “para qué buscar algo nuevo, si así estamos bien, ya conocemos, quédate nomas donde estas que ya sabemos cómo funciona, etc”. Esto hace el cerebro para mantener el equilibrio de energía, porque el cambio significa utilizar más energía de la habitual, y la función principal de nuestro cerebro es “ahorrar energía”, el cerebro busca asegurar tu confort y tu estabilidad porque esa es su función principal, no porque te está boicoteando como a veces creemos.

Creo profundamente que la diferencia entre animarse o no a salir de la zona de confort depende casi exclusivamente de las creencias que tenemos con respecto al “cambio”, es decir, el hecho de creer o no creer que podemos cambiar es fundamental para abrir las puertas y salir de la zona de confort.

¿Qué hay afuera de la zona de confort?

También depende de nuestras creencias, hay gente que cree que no vale la pena arriesgar, que es mejor seguir en lo seguro, en lo conocido, porque no sabes cómo te puede ir si decides cambiar, escucho mucho la frase: “la vida es dura” “no es fácil emprender algo nuevo” “es difícil la vida”, etc etc, con estas creencias lo único que estamos fortaleciendo son esas ideas, y atraemos a nuestra vida exactamente lo que pensamos, sentimos y creemos.

Y entonces yo me pregunto: si somos dueños de nuestros pensamientos, sentimientos y creencias, por qué no elegimos pensar siempre en que puede sucedernos lo mejor?, en lugar de preguntarnos: ¿y si algo sale mal?, podemos preguntarnos: ¿y si todo sale bien?, requiere exactamente el mismo esfuerzo pensar en ambas cosas, y la primera pregunta genera ansiedad y estrés, sin embargo la segunda, genera esperanzas, sueños, creatividad. Y como creo que somos los protagonistas de nuestras vidas, podemos decidir qué creer……

 POR FAVOR ELIJAMOS CREER QUE PODEMOS VOLAR EN LUGAR DE CREER QUE PODEMOS CAER.

Es que sólo depende de nosotros, de nadie más, nosotros somos únicos dueños y propietarios de nuestra mente, de nuestros pensamientos, y de nuestras creencias, no importa cómo nos hayan educado, o qué tipo de creencias se hayan instalado en nuestra mente subconsciente, lo importante es darnos cuenta de que somos capaces de elegir.

Nadie sabe qué hay más allá de nuestra zona de confort, pero yo creo que hay “Magia”, que solamente pueden pasar cosas buenas, eso sí, se necesita creatividad, imaginación, muchas ganas, y conocernos, conocer quiénes somos, y a dónde nos queremos ir, para qué y por qué lo queremos, si sabemos eso, nada ni nadie se podrá interponer entre nosotros y nuestras metas, claro que vamos a encontrarnos con obstáculos, pero sólo están allí para enseñarnos algo, para ayudarnos a crecer.

El cambio es desarrollo, es crecimiento. Cuando salimos de la zona de confort estamos expandiendo nuestros límites, nuestras fronteras, estamos rompiendo esa burbuja en la que estamos viviendo, en la cual nos escondemos para que nada cambie. Aunque a veces o la mayoría de las veces esa burbuja nos parezca insoportable y nos quejemos  de todo, seguimos allí por todos los miedos y creencias que se convirtieron en algún momento en hábitos.

¿Cómo salir?

El momento perfecto para salir de la zona de confort es el instante en que nos damos cuenta que ya no estamos a gusto, que nos quejamos demasiado, que no nos sentimos cómodos, o cuando nos damos cuenta de que lo que hacemos no nos gusta, nos resulta un esfuerzo inmenso, no estamos siendo felices, no tenemos motivos para iniciar cada día o estamos al borde del colapso.

Es el momento en que de alguna manera sentimos que no podemos seguir así, que tenemos que hacer algo para mejorar, sentimos que estamos renunciando a vivir, o hipotecando nuestra vida, y si seguimos así estaremos desperdiciando nuestro tiempo.

Salir de la zona, depende exclusivamente de cada uno, y el momento es cuando nos damos cuenta que necesitamos un cambio, y nos disponemos a tomar riesgos para enfrentar el desafío que supone saltar al vacío. Primero es importante estar seguros que queremos cambiar, y luego enfrentar nuestros miedos, eso que nos frena o nos imposibilita saltar, y que nos atan a la zona de confort.

Necesitamos una cuota de confianza en nosotros mismos, y salir a esa zona “mágica” donde pueden ocurrir cosas sorprendentes, donde todo es posible, donde solo nuestra imaginación y el cielo son el límite.

¿Te das cuenta de todo lo que tienes para ganar?

¿Y si eres una persona extremadamente feliz y realizada?

¿Y si llegas mucho más lejos de lo que te habías propuesto?

¿qué tal si puedes volar?

¿Y si no tuvieras miedos qué harías?

Cuando sales de tu zona de confort, y te conectas con tu poder, con tus talentos, con tu creatividad, y empiezas a crear la vida que quieres, todo el universo se pone a trabajar para que consigas tu propósito, todo empieza a fluir, y las cosas que necesitas empiezan a aparecer mágicamente, porque estas conectado a tu centro, a tu esencia, a tu luz, a tu Don.

Atrévete a soñar, a crear nuevos mundos, mundos que antes te parecían imposibles, atrévete a experimentar, a mirar más allá, a mirar diferente, atrévete a quererte, a ser vos mismo, a dejarte querer, a dar sin medidas, sin red de seguridad, atrévete a abrir las puertas y las ventanas a todas las posibilidades que te ayudan a crecer, atrévete a construir el mundo que sueñas para vos y para los demás, atrévete a SER FELIZ, atrévete a VIVIR.